LIBRO GENEALÓGICO

 

Concentración mastinera en Villamanín 2011

CONCENTRACIÓN DE MASTIN ESPAÑOL – Villamanín 2011

 

¿Quién no ha oído hablar de Ezequiel García Cañón, Baltasar Morán o de Manuel Tascón (El Trota)? Todos ellos de Villamanín y alrededores (Casares, Viadangos…) y parte de la historia de la trashumancia de nuestro país. Pocos lugares tienen tanto valor cultural e histórico para nuestro perro como La Tercia y Pola de Gordón ¿Cuántos rebaños salieron de la Estación de Villamanín con destino a Extremadura? Incontables. A pesar de ser un tanto atrevido, opino que es una de las zonas más significativas para entender el desarrollo actual de la raza. Más allá de que muchos perros estén relacionados genealógicamente en cierto modo con estas altas zonas leonesas, el aprecio y la afición de sus paisanos es algo entrañable y poco común. Es extraño que criadores con afijo tan solo haya dos, Montañas de León y Gustamores. 
 
Hace años, no demasiados, todos los pastos desde Pendilla pasando por la Rasa hasta las Tres Marías, se inundaban de rebaños de merinas que desde luego iban acompañadas por los grandes colosos que tanto nos gustan y que algunos recuerdan con nostalgia. Hoy en día, muy a mi pesar, la ganadería ovina va a menos, y los verdes pastizales donde antes lobos, mastines y ovejas fueron los protagonistas indiscutibles poco a poco quedan en desuso y han dado paso al ganado vacuno. Pero desde luego que no todo está acabado, todavía queda Pechos (Arsenio Mieres) o Eloy Presa entre otros, que aun con muchas menos ovejas que en el pasado, siguen recordándonos la razón de ser de la raza, su funcionalidad. Allí la palabra mastín es algo más que premios y exposiciones, incluye también esas historias populares refiriéndose a lo “finos que eran para el lobo”, “los vientos que tenían”. Los famosos Oliveros, Siroco, Turco, Bárbaro o Capitán (por mencionar algunos) también tuvieron que demostrar su valentía aparte de su indiscutible belleza. Todo esto hace comprender que no puede haber una disyuntiva entre tipo y función, deben estar ligados como siempre estuvieron. 

Cada año desde hace cuatro, Lorenzo Rodríguez (Cueto) una de esas personas que tuvo la oportunidad de crecer entre mastines, pastores y merinas, en colaboración con el ayuntamiento de Villamanín, rinde un pequeño homenaje a este noble animal organizando un pequeño concurso que se incluye dentro del programa de las fiestas. El ayuntamiento subvenciona a cada ejemplar hasta cinco como máximo que lleve cada criador con 15 € para fomentar la asistencia. Otro detalle reseñable es la comodidad del ring, muy amplio, con abundantes estacas y árboles alrededor para atar enmarcado por un paisaje espectacular de roca caliza. Las categorías, tanto para machos como para hembras, van de 9 meses hasta 24, y de 24 meses en adelante. Para participar no se necesita pedigrí, tan solo la cartilla veterinaria con las vacunas en regla. De esta manera perros habituales en el Campeonato de León y AEPME son acompañados por los de los ganaderos de zonas próximas, y francamente, algunos no les tienen nada que envidiar. El asturiano Honorio González ha sido el juez de las tres últimas ediciones. Al igual que en un concurso normal, va examinando uno a uno todos los ejemplares, tanto en estática como en movimiento, y elige a aquellos que considera más apropiados para representar la raza. Hace todo esto con altavoz en mano, resaltando las virtudes y los defectos de cada ejemplar, cosa que es de agradecer ya que ameniza bastante el día y así se puede ver a que cosas les da más o menos prioridad. En jóvenes machos los tres primeros clasificados fueron: 1º Tango de Amdece de Nava, 2º Galán de Autocan, 3º Davo de Cueto Negro. En hembras 1ª Princesa de la Portiecha, 2ª Saya de Reciecho, 3ª Bimba de Autocan. En adultos 1º Betunero de Montes del Pardo, 2º Girón de A Limia, 3º Ch. Duque de Reciecho. En hembras 1ª Ch. Chiqui, 2ª Data, 3ª Cibeles de Cueto Negro. Además se elige el perro más típico que es el que ilustra el cartel del año próximo (este año 2011 en el cartel aparece Sansón de Ribayón, trofeo a la tipicidad en 2010). En esta ocasión el elegido fue Girón de A Limia, cuyo propietario es Celso Gutiérrez, vecino de Cabornera. Creo que este año la cantidad rondaría los sesenta y pico ejemplares aunque me comentan que en años anteriores se alcanzó la centena. También, se reconoce el trabajo a la trayectoria de un criador cada año. Si el año pasado fue Baltasar Álvarez con sus mastines de Reciecho, este año el galardón recayó en Agustín Fernández, de Cueto Negro, al que se le dedicaron unas emotivas palabras entre las que destaco: “Truman, uno de los dos campeones de la historia que compitió y ganó a la vez que trabajaba en el campo”.

El broche de oro lo puso la “Gran Corderada” a la que invitó el ayuntamiento. Está claro que con colaboración y buena fe cualquier evento puede volverse un acontecimiento para recordar. Espero impaciente la próxima edición.

Un afectuoso saludo para todos y en especial para Lorenzo por lo que disfruté los días previos.

Texto y fotos: Jorge Arévalo

joomplu:2881
joomplu:2882
joomplu:2883
joomplu:2884
joomplu:2885
joomplu:2886
joomplu:2887
joomplu:2888
joomplu:2889
joomplu:2890
joomplu:2891
joomplu:2892
joomplu:2893
joomplu:2894
joomplu:2895

 





Logotipo de la Junta de Castilla y León

Logotipo de la Diputación de León
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad