banner

LOBOS: Del Mito a la Realidad

(Entrevista) Lobos: del mito a la realidad

La presencia del lobo ha generado desde tiempos inmemoriales leyendas y mitos que se han ido transmitiendo de generación en generación y, por desgracia, dichas leyendas no siempre se ajustan a la realidad del lobo.

sin titulo-279

 

Lobo de Cea la Dehesa. ®Jota Ce


Hombres y lobos han compartido territorio pero, a raíz de que el hombre se hiciera sedentario, la imagen del lobo fue cambiando pasando de ser un animal admirado, a ser el diablo encarnado. Los mitos y leyendas rurales sobre el lobo han sido innumerables, y se reflejan incluso en la literatura o el cine, como el cuento de Caperucita Roja, o incluso en manifestaciones actuales que podemos ver en la prensa, o en las redes sociales, pero ¿qué tienen de cierto estas leyendas?

Contamos con David Nieto Maceín, etólogo especializado en cánidos, que acaba de publicar su último libro, «Lo que el lobo sabe», en donde nos habla de las cosas que el lobo sabe y de las que se le atribuyen y, en definitiva, cosas que afectan a la conservación del lobo ibérico.

-. A lo largo de tus años como investigador, y de tu trabajo como pastor, habrás escuchado incontables historias sobre los lobos. ¿Qué tienen de real y que tienen de falso estas historias?

Los mitos son siempre historias falseadas culturalmente desde una realidad ya muy lejana. Me gusta escuchar las historias pastoriles como parte de la cultura rural en torno al lobo pero prefiero un análisis empírico de las cosas así que no soy dado a la credulidad.

 

-. Una de las cosas que actualmente más escuchamos decir a los ganaderos es que los lobos, en ausencia de batidas, están perdiendo el miedo a los humanos. ¿Es eso posible?

Bueno, he escuchado muchos argumentos pero este creo que es la primera vez que me llega. En todo caso, es totalmente erróneo, o falso, y lo más falso de todo es que haya ausencia de batidas. Hay batidas de jabalí –por ejemplo- por todas partes y en todos los territorios loberos, en las que los lobos son también perseguidos y mueren tanto de forma legal como ilegal, y también hay batidas al lobo, tanto furtivas como promovidas por las diferentes Administraciones con una legalidad cuestionable.

Aun en el hipotético caso de que dejasen de existir las batidas y la persecución al lobo, el lobo no dejaría nunca de temer al ser humano. Es una cuestión etológica. El miedo a lo desconocido es innato en el lobo y acrecentado por aprendizaje social sin necesidad de persecución. Es decir, que el miedo innato se contagia a los hijos, que suman ese miedo aprendido de sus padres al suyo innato a lo desconocido. La persecución a la que se somete al lobo hace que, además, se produzca una selección positiva de los más miedosos y un aprendizaje directo de lo que constituye el mayor peligro. Pero hasta en las zonas más remotas del mundo o en Isla Royal, donde la caza está prohibida, los lobos nunca perdieron el miedo al ser humano.

Esas afirmaciones son hechas a la ligera y con alto grado de ignorancia sobre el tema.

 

-. Según manifestaciones de ganaderos y cazadores, los lobos son una plaga que se reproducen de forma abismal año tras año, y que, si siguen con esa ritmo de crecimiento acabarán con todos los animales del monte, siendo además, unas de las razones que esgrimen para solicitar batidas de lobos. ¿Es cierto eso?

Es total y absolutamente falso. Los datos científicos muestran que la población del lobo se mantiene aparentemente estable con tendencia al declive desde hace años. Lo que sí es cierto es que hay una verdadera plaga de ganado en ciertas áreas. Hay menos ganaderos pero mucho más ganado (vacuno además de equino), algo que no tiene discusión y que los propios ganaderos de las zonas “afectadas” reconocen. Y como esto es así, los ganaderos de estas áreas hacen mucha presión contra el lobo y son los que realizan estas afirmaciones. Por otra parte, el lobo, como especie apical, como superpredador, no puede nunca convertirse en muy abundante y, mucho menos, acabar con la fauna salvaje que constituyen sus presas. Algunas sociedades de caza, en este sentido, también hacen presión, supongo que más que por sentir que les faltan las piezas de caza –lo que es siempre por la propia presión que ellos ejercen sobre ellas-, por conseguir que el lobo también sea una pieza cinegética.

 

-. En muchas ocasiones oímos las quejas de los habitantes del mundo rural que afirman que los lobos se les van a meter en casa, por el hecho de que los han visto relativamente cerca de los núcleos urbanos, ¿a qué se debe ese acercamiento de los lobos a los núcleos urbanos? Fragmentación del territorio, búsqueda de recursos alimenticios…

En general no sucede, en este sentido, nada nuevo. La fauna salvaje habita en un territorio que es utilizado por humanos y España es un país con la población rural bastante dispersa así que la fauna se habitúa a vivir en sus cercanías. Efectivamente, se produce también la fragmentación de territorios y consecuente pérdida de hábitats, y también la pérdida de presas salvajes así que es normal que el lobo pueda ser visto relativamente cerca de áreas habitadas pero esto no es nada habitual pues precisamente es el lobo el animal de nuestra fauna salvaje más esquivo y temeroso hacia el ser humano. ¿Cuántas personas realmente han tenido la fortuna de ver un lobo salvaje y cuántas veces? El problema es el miedo de la gente por desconocimiento, ignorancia y transmisión cultural.

 

-. Otras de sus quejas tradicionales, es que afirman que hay un aumento exponencial de los jabalíes como consecuencia de que el lobo los empuja a terrenos más bajos

El jabalí aumenta allí donde no hay una población estable de lobos. Los daños de la fauna, tanto del lobo como del jabalí –que es muy superior económicamente-, se producen por la carencia de medidas protectivas o preventivas. En ningún caso le podemos echar la culpa al lobo de los daños del jabalí. Eso es un tremendo disparate. Los intereses y la ignorancia están siempre tras estas afirmaciones aberrantes.

 

-. Los habitantes del mundo rural afirman que los lobos son animales dañinos que matan por “maldad” ya que no se comen todo lo que matan, lo que comúnmente se denominan lobadas ¿qué hay de cierto en esto?

Bueno, lo primero es decir que yo soy habitante del mundo rural y que muchos conservacionistas o ecologistas o como se nos quiera llamar somos habitantes del mundo rural e incluso, como en mi caso, tenemos profundas raíces en el mundo rural y ganadero. Las lobadas se producen por un exceso de conducta predatoria, es cierto, pero siempre en la situación antinatural de la predación al ganado. El lobo, diseñado para cazar presas salvajes, tiene una motivación de caza muy alta para las pocas dificultades que plantea un rebaño de ovejas mal protegido. En todo caso, para el ganadero no es importante el que coma o no coma lo que ha matado. Lo importante es que ha matado. Y para evitar estas lobadas la mejor prevención es el uso de buenos mastines. Cuando los mastines utilizados son buenos, las bajas son prácticamente imposibles, y esto es algo que lucho por conseguir meter en la cabeza a todos los ganaderos responsables. Los perros descontrolados, por cierto, causan muchas más bajas por ataque que los lobos, y también se evitan con el uso de buenos mastines. Siempre digo “buenos” porque con mastines “mediocres” no se consigue una buena protección.

 

-. Cuando los grupos ecologistas piden que se usen medidas de protección para el ganado, como por ejemplo, el uso del mastín, muchos alegan que no sirven para nada porque el mastín no alcanza zonas como las que alcanzan los lobos en puertos de montaña, ¿son lobos expertos trepadores y los mastines inútiles?

No, esto no es así. Los buenos mastines siguen a las cabras hasta casi cualquier roquedo y, desde luego, para el uso que ha de hacerse de ellos, que no es ese, son más que satisfactorios. Las excusas para no tener mastines son todas interesadas por comodidad. Algunos ganaderos reconocen, al menos, que no tienen mastines por no subir a darles de comer o no tener que mantenerlos. Pero si son usufructuarios de un territorio tienen que adaptarse a las condiciones del mismo, que incluyen la fauna salvaje, como el lobo, y tienen que utilizar los medios preventivos adecuados. El uso del mastín se complica cuando se trata de vacuno en extensivo en grandes áreas de montaña. Pero entonces hay que ajustar el manejo y gestionar los partos para que estos se produzcan en zonas reducidas y protegidas por buenos mastines si es que se quiere seguir dejando las vacas sin vigilancia libres por el monte. Los partos hay que gestionarlos y el primer mes de los chatos, churros o terneros. De todos modos, quiero recordar siempre que el monte en estos lugares “conflictivos” está repleto de ganado y además repasado cinegéticamente, por lo que es inconmensurablemente más fácil encontrarse ganado que ungulados salvajes. Para el lobo también.

 

-. Existen muchos mitos de ataques de lobos a personas, ataques que no vienen registrados bajo evidencias técnicas o científicas, incluso, como narras en tu libro, la historia de una pareja de la Guardia Civil en el Siglo XIX, armada, que cayeron ante el ataque de una manada de lobos, ¿qué opinas sobre esas historias de ataques a humanos?

Mi opinión parece clara en mi libro. Los ataques de lobos estrictamente salvajes son totalmente imposibles como explico desde el punto de vista etológico y científico. Sólo se dan algunos casos en el mundo por lobos habituados al ser humano y, por tanto, con comportamiento de perro. Lobos envilecidos cuya conducta no es natural. Los perros son protagonistas de miles de ataques a personas y no por eso tienen una leyenda negra. Los casos antiguos de ataques de lobos son en su mayoría, por no decir en su totalidad, totalmente falsos. De la Guardia Civil hay más casos, no sólo ese. Se trataba de asesinatos encubiertos, con absoluta seguridad.

 

-. En España, las medidas de gestión en torno al lobo, se basan únicamente en matar lobos ¿favorece realmente esas medidas a que disminuyan los ataques al ganado o por el contrario, aumentan?

Como han demostrado científicos norteamericanos y también españoles en varios estudios científicos con datos empíricos, y como es evidente desde el punto de vista etológico, el matar lobos produce el aumento de los daños al ganado. Pero es algo a lo que no es ajeno ni la Administración ni los ganaderos. ¿Por qué lo siguen haciendo, entonces? Por intereses. Al lobo se le mata por intereses políticos y económicos. Por supuesto, cada vez que se mata un solo lobo, se destruye la composición de un grupo y, por tanto, esto provoca directamente complicaciones a nivel social y predatorio que se traducen en conductas aberrantes y desordenadas. Evidentemente, los ataques al ganado aumentan. Incluso, grupos que nunca predaron sobre ganado empiezan a predar ganado cuando el grupo es destruido de forma traumática por uno de esos “controles”. El desorden general a nivel social de los grupos debido a la persecución al lobo también es causa de más daños al ganado. No obstante y a pesar de todo, el lobo afecta a un porcentaje ínfimo de la ganadería aunque se pretenda aparentar lo contrario. Las enfermedades del ganado y los accidentes causan muchas más bajas, lo que todo ganadero sabe y asume.

 

Fuente: http://www.tercerainformacion.es/

 


Zona Privada de Socios

Radiografías Displasia

Calendario AEPME 2018

<<  <  Diciembre 2018  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
       1  2
  3  4  5  6  7  8  9
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      
Asociación Española del Perro Mastín Español | © 2018
Ctra. Ponferrada - Recinto Ferial, Local 2 - CP:24100 - Villablino - León
www.aepme.org | presidente@aepme.org