banner

Disminuyendo complicaciones en el parto

 

LA MASTINA GESTANTE.
DISMINUYENDO COMPLICACIONES EN EL PARTO
Ana Paola Díaz Esteban


LA ARENA - CLONE
Centro Veterinario y Reproductivo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Son habituales las ocasiones en las que tras la monta de nuestras mastinas durante el celo se desarrolla la gestación sin complicaciones y llega a término produciéndose un parto vaginal normal, la hembra amamanta y cuida a los cachorros y vemos cómo estos crecen y se desarrollan hasta ocupar su lugar en una nueva familia o como futuros reproductores. Estas situaciones nos llenan de satisfacción y confianza.


El problema se plantea cuando llega la fecha del esperado parto y este no tiene lugar, la perra no inicia el trabajo de parto o por el contrario sí lo hace pero los cachorros no nacen. Llegados a este punto toma especial importancia saber cuál es el momento en el que se espera dicho parto.

 

A pesar de muchas de las creencias ampliamente difundidas, como la fase de la luna por ejemplo, el momento del parto se puede predecir conociendo el momento de la ovulación o el momento en que se produce la liberación de las hormonas que desencadenan la ovulación.


Existen diferentes medios para conocer el momento óptimo para la monta o inseminación. El 80% de los fracasos para lograr una gestación guarda relación con un servicio (monta o inseminación) en fecha incorrecta.


Las citologías vaginales nos ayudan a identificar ese momento. Las diferentes células identificadas en el frotis vaginal sitúan en un alto porcentaje de casos la fase del ciclo estral en el que se encuentra la perra y con ello la proximidad del momento óptimo para realizar el cruce. La morfología de estas células va cambiando a medida que los estrógenos (hormonas femeninas) aumentan en sangre pasando de ser redondas pequeñas con núcleos grandes al principio del celo (proestro) o durante el reposo (anoestro) a degenerarse perdiendo su núcleo y volviéndose poligonales e incluso plegadas sobre sí mismas.
La citología vaginal es un método barato y fácil de realizar que nos ayuda a aproximar el momento del ciclo y sospechar de determinadas patologías y signos de infección. Sin embargo debe quedar claro que no determina el momento exacto de la ovulación, que hay un porcentaje importante de mastinas que no muestran una evolución de la citología “típica” y, sobre todo, que necesitamos al menos dos citologías sucesivas para poder identificar en que momento nos encontramos realmente puesto que un frotis de proestro temprano puede estar representada por las mismas células que hay en un frotis de diestro (fase del ciclo en la que la ovulación ya ha tenido lugar y no es posible obtener una gestación).

 

 

vaginal cells

 

 

Realizando el seguimiento diario del celo mediante frotis vaginales llega un punto en el que además de las células predominantemente anucleadas aparecen de nuevo células redondas. Este cambio identifica el primer día de diestro y en ese momento quedan 57 días para el parto.


El método de elección para determinar cuándo ha de realizarse la monta, sin embargo, es la cuantificación de los niveles de progesterona en sangre. En condiciones ideales el seguimiento del celo se iniciaría con frotis vaginales cada dos días y en el momento en que aparecen más de un 80% de células anucleadas está indicado empezar a valorar la progesteronemia.


Los niveles de progesterona marcan indirectamente momentos clave del ciclo estral. Por ejemplo, la descarga hormonal que dará pie a la ovulación, conocida como “pico de LH” tiene lugar con valores de progesterona en sangre de entre 2 y 3 ng/ml. Entre 12 y 72 horas después tiene lugar la ovulación con valores entre 4 y 10 ng/ml y se necesitan entre 12 y 72 horas para que el óvulo sea fecundable. Estimamos así el momento óptimo de la monta pero el dato más importante es que desde el Pico de LH hasta el parto transcurren 65 días ± 1.

 

 


El principal inconveniente de este parámetro es que los resultados pueden variar de levemente a drásticamente en función del momento del día en el que se tome la muestra, el tipo de tubo donde se conserva la muestra y el tipo de análisis que lleve a cabo el laboratorio dónde se analiza, por lo que recomendamos siempre la contrastación.


Conocer el momento en el que el parto debe tener lugar posibilita reconocer tempranamente señales de alarma en la mastina que nos permita adoptar medidas para disminuir complicaciones o salvar a los cachorros o la hembra. Por ejemplo, un “parto” que se inicia antes de que los cachorros estén maduros y preparados para nacer es un aborto. En ocasiones puede pararse, pero más frecuentemente identificarlo a tiempo nos puede permitir salvar la vida de la madre. Otras veces llega la fecha en la que debe tener lugar el parto y no se produce. Esto adquiere especial importancia en casos de gestación de un único cachorro que no es capaz por sí solo de provocarlo o en patologías como la inercia uterina primaria que ponen en peligro la vida de la madre y los cachorros. Diversas señales deben advertirnos que algo no va bien y consultar a tiempo con nuestro veterinario.

 


Zona Privada de Socios

Radiografías Displasia

Calendario AEPME 2018

<<  <  Noviembre 2018  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
     1  2  3  4
  5  6  7  8  91011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Asociación Española del Perro Mastín Español | © 2018
Ctra. Ponferrada - Recinto Ferial, Local 2 - CP:24100 - Villablino - León
www.aepme.org | presidente@aepme.org