banner

PULGAS

PULGAS

Cortesía de Facilisimo.com

 

¿Qué es una pulga? Son pequeños insectos chupadores de sangre de color marrón oscuro. Tienen tres pares de patas, el último está más desarrollado para el salto.

¿De qué se alimentan estos insectos? Tanto las hembras como los machos se alimentan exclusivamente de la sangre que succionan desde la piel del perro. ¿Dónde viven las pulgas? Una parte de su ciclo viven sobre la piel, entre el pelo del animal, preferiblemente en zonas del lomo-dorso, abdomen y zonas perianales. En los cachorros suelen encontrarse el cuello y la cabeza. La otra parte del ciclo en el ambiente donde se reproducen.

¿Cuántas especies de pulgas existen? Existen alrededor de 2.000 especies diferentes.

¿Cuál es la especie más común de la pulga? Ctenocephalides felis es la más común tanto en gatos como en el 90% de los perros.

¿Cómo afecta a mi perro la presencia de pulgas? De varias formas: - Pueden causar prurito y dermatitis como reacción alérgica a la saliva de las pulgas. - Cuando la infestación es muy grande, incluso anemia y muerte de los animales jóvenes. - Son transmisores de otros parásitos como Dipylidium caninum.

¿Cómo se transmite este insecto? La contaminación puede ser por contacto con otro animal afectado o en sitios donde hayan existido animales con pulgas. Se pueden seguir una serie de remedios caseros contra las pulgas, que ayudarán a prevenirlas, como por ejemplo, aplicar a la mascota agua con vinagre.

¿Existe algún riesgo para la familia? Las pulgas son transmisores del parásito Dipylidium caninum que es ingerido en forma larvaria por las pulgas. Puede ser transmitido tanto al perro como a los niños donde llega a su destino final en el intestino. Este proceso es considerado zoonosis.

¿Qué enfermedades pueden transmitir al hombre? Aunque los diferentes tipos de pulgas prefieren a animales específicos como huéspedes, infestan a los humanos si estos animales no están al alcance. Las pulgas pueden transmitir la peste y el tifus murino. Se cree que también son vectores de otras diversas enfermedades.

¿Qué nos hace sospechar que nuestro perro tiene pulgas? - Observando meticulosamente el pelaje podemos verlas refugiándose. - También se pueden observar en excrementos como puntitos negros. - Cuando el perro se muestra nervioso, inquieto y se rasca. Con el tiempo puede desarrollar una alergia a la picadura, principalmente en el dorso.

¿Cómo es el ciclo biológico de las pulgas? Las hembras ponen de 30 a 50 huevos diarios. De estos huevos nacen las larvas que, tras pasar por tres mudas consecutivas, se transforman en pupas. Las pupas permanecen latentes hasta que las condiciones ambientales le son propicias (detección de pasos y temperatura). Posteriormente se produce la muda a la pulga adulta.

¿Cuánto dura el ciclo del insecto? Si las condiciones son propicias, principalmente en verano, el ciclo puede completarse en 15 días aproximadamente. Pero en condiciones adversas, como en invierno, puede alargarse hasta un año.

¿Dónde se encuentran las pulgas en nuestra casa? Gran parte del ciclo vital de la pulga se desarrolla en el suelo, mantas, alfombras, basuras, sofás, etc., por lo que no sólo debemos extremar la higiene de nuestra mascota sino también de nuestra casa.

¿Por qué algunos perros con pulgas se rascan mientras que otros no? La reacción alérgica que las pulgas producen es debida a la saliva anticoagulante que inyectan mientras se alimentan para evitar el cierre del punto de punción. Por eso, el rascado sólo se producirá en aquellos perros previamente sensibilizados.

¿En qué época del año son más frecuentes? Si bien la mayor incidencia se encuentra en los meses de primavera-verano, tenemos que tener en cuenta que los sistemas de calefacción y alfombras proveen las condiciones favorables para que se desarrollen estos parásitos, por lo tanto la prevención se debe hacer durante todo el año.

 

Las pulgas y sus enfermedades

Cortesía de Mundoanimalia

Además de ser de lo más molestas, las pulgas pueden suponer problemas de diversa gravedad al ser transmisores de más de una enfermedad a nuestras mascotas, ya sean gatos o perros. Somos conscientes de que la mayoría de vosotros trata el problema en seguida, pero nunca está de más enumerar las diversas complicaciones que puede ocasionar la presencia de pulgas…

Dipilidiosis

Este parásito, de elevada presencia en perros y gatos de España (y con posibilidades de contagiarse a humanos), afecta en su etapa madura al intestino delgado, pero las pulgas se encargan de transmitir la fase larvaria del mismo, haciendo de hospedadores intermediarios y yendo a afectar directamente el ano del animal. Por este motivo, nuestra mascota avisa de los primeros síntomas restregando sus posaderas por el suelo, intentando aliviar el prurito que se le haya podido ocasionar. Otra prueba, más evidente, es la presencia de proglotis (similares a los gusanos) en las heces, pelo, o lugares de descanso del animal. Se trata de una infección que puede tener complicaciones estomacales, diarrea e irritaciones severas, por lo que al menor síntoma conviene llevar a cabo una desparasitación tanto de animal, como del entorno, en caso de no haberse hecho antes; y si se confirma la presencia del parásito, se deberá llevar un control completo para evitar nuevas afecciones.

Infección por Rickettsia en el perro

Las Rickettsia rickettsii son una clase de bacterias que causan principalmente fiebres bastante altas, además de edemas, hiperemias, petequias, necrosis (tanto facial como en extremidades), hemorragias e incluso, en casos extremos, signos neurológicos. En definitiva, lo que se conoce como “fiebre de las montañas rocosas”. Se trata de una enfermedad que afecta principalmente a perros y humanos, especialmente difundida en el continente Americano. Sin embargo, en Europa existe un equivalente llamado R. conorii (provoca lo que se conoce como “fiebre botonosa del Mediterráneo”), aunque en este caso suele ser contagiada por vía de la garrapata. Una variante bastante difundida es la R. typhi, causante de tifus endémico, y cuyos síntomas más habituales son fiebres, cojera, anorexia, mialgias, dolor abdominal, vómitos y diarreas, etcétera. Sea como sea, se trata de una infección de rápida recuperación cuando es tratada a tiempo.

Hemoplasmosis (micoplasmosis) felina y canina

Las Hemoplasmas son unas bacterias que pueden encontrarse en todo el mundo, y que tienen en su punto de mira principalmente a gatos (sobre todo si padecen de alguna infección viral inmunosupresora), siendo bastante inusual en perros. Aún no está del todo claro cuál es el modo de infección natural, pero está prácticamente confirmado que las pulgas y garrapatas tienen mucho que ver. Lo que sí se saben los síntomas: anemia (palidez de las mucosas), anorexia y pérdida de peso, depresión, letargia y fiebre le hacen pasar un calvario a nuestra mascota, y aunque la infección se puede tratar, no se acaba de eliminar del todo, por lo que conviene andarse con ojo y, en medida de lo posible, prevenir vía desparasitación de la mascota y su entorno.

Bartonelosis

Una vez más, son los gatos los principales reservorios de esta bacteria, capaz de provocarle al ser humano lo que popularmente se conoce como, justamente, la “enfermedad del arañazo del gato”. De hecho, una vez infectado el animal (mediante el contacto con las pulgas o la ingestión de sus heces), la manera más habitual de contagiarse es a través de heridas en la piel, además del contacto con saliva o transfusión sanguínea. Cabe decir que la enfermedad no alberga excesivos problemas para el hombre, siempre y cuando no se trate de una persona inmunodeprimida. En ese caso, es necesaria una protección extra: en vista de que el riesgo de infectados es muy alto en gatos de menos de dos años, es mejor evitar todo contacto con ellos. Del mismo modo, los felinos que convivan con ellos deben estar totalmente desparasitados, y no pueden tener acceso al exterior. Igualmente, en caso de arañazo o mordedura la herida debe desinfectarse lo antes posible. Además de los gatos pequeños, en general están expuestos a la bacteria los gatos que vivan en la calle total o parcialmente, mientras que en perros es algo más raro que llegue a contagiarse. En el caso felino (cuyo tratamiento reduce pero no elimina el patógeno, por cierto), los síntomas clínicos brillan por su ausencia salvo en el caso de gatos inmunocomprometidos, que tendrán fiebre, gingivitis y anemia transitoria entre otras afecciones. Por su parte, los canes pueden registrar endocarditis, trastornos neurológicos, óseos y hepatoesplénicos y lesiones vasoproliferativas.


Zona Privada de Socios

Calendario AEPME 2018

<<  <  Septiembre 2018  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
       1  2
  3  4  5  6  7  8  9
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Asociación Española del Perro Mastín Español | © 2018
Ctra. Ponferrada - Recinto Ferial, Local 2 - CP:24100 - Villablino - León
www.aepme.org | presidente@aepme.org